• La resolución reconoce que los matrimonios infantiles, tempranos y forzados son una violación a los Derecho Humanos y hace un llamado para que se fortalezcan los esfuerzos para la prevención y eliminación de esta práctica dañina y para que se apoye a las niñas y adolescentes unidas, incluyendo aquellas que en contextos humanitarios.
  • 85 países co-patrocinaron la resolución, incluyendo países con altas prevalencias de matrimonios infantiles.