Esta página fue traducida por Google Translate, un servicio de traducción instantánea. No se garantiza la precisión de estas traducciones.

Regresar a la versión en inglés

Después del ciclón Idai, son las niñas las que corren más riesgo.

A lack of food, water and services after a disaster can leave girls vulnerable to violence. Photo: Thom Pierce/Girls Not Brides

La devastación causada por el ciclón Idai ha dejado a las niñas ya vulnerables en un riesgo aún mayor. En respuesta a la crisis, las necesidades de las niñas deben ser una prioridad.

La destrucción que dejó el ciclón Idai ha sido devastadora. Millones de vidas han sido destrozadas. Aldeas enteras han sido sumergidas. Las familias lo han perdido todo. Pero hay una consecuencia de la crisis que recibe mucha menos atención: el efecto que tendrá en las niñas.

Cuando ocurren desastres naturales, a menudo las niñas son las más afectadas. Desde el terremoto del año pasado en la isla indonesia de Lombok, hasta las inundaciones en Bangladesh y el terremoto de 2015 en Nepal, hay cada vez más pruebas de que los desastres naturales están relacionados con el aumento de las tasas de matrimonio infantil. Cada año, 12 millones de niñas se casan antes de los 18 años, muchas de ellas en países especialmente vulnerables a los desastres naturales.

Malawi y Mozambique ya tenían tasas críticamente altas de matrimonios infantiles antes del impacto del ciclón: solo en Mozambique casi la mitad de las niñas están casadas antes de los 18 años. La crisis causada por el ciclón Idai podría aumentar los riesgos que enfrentan las niñas, exacerbando la pobreza. Hambre, inseguridad y falta de acceso a la educación: todos los factores que llevan a los padres a casarse con sus hijas en primer lugar.

Consecuencias devastadoras

Los desastres naturales, como las sequías de El Niño de 2015-2017, ya han tenido un fuerte y duradero impacto en las vidas de las niñas en Mozambique. Un informe de la ONG CARE International encontró que las sequías tendían a aumentar el matrimonio infantil en el país, ya que las familias que perdían sus medios de subsistencia, la tierra y los hogares eran obligados a casar a sus hijas como fuente de ingresos, o a reducir el número de bocas para alimentar a sus hijas. .

El riesgo de que las niñas sufran el mismo destino después del ciclón Idai es particularmente grave. Muchas familias lo han perdido todo: sus hogares, sus medios de vida y sus familiares. Algunos niños han perdido a sus padres, mientras que otros han sido separados de sus familias. Los padres recurren cada vez más al matrimonio infantil como una estrategia de afrontamiento en entornos inseguros, como las comunidades desplazadas. A menudo se considera una forma de proteger a sus niñas de la violencia sexual y de asegurar su futuro.

Los impactos de esta crisis en las niñas serán de gran alcance. Mucho después de que las aguas de la inundación hayan retrocedido y la destrucción causada por el ciclón Idai sea olvidada por el resto del mundo, las niñas casadas podrían permanecer atrapadas en un ciclo de pobreza y violencia. El matrimonio infantil no es solo un día de boda; niega a las niñas sus derechos y su infancia, y las priva de cualquier posibilidad de un futuro brillante después de una crisis.

Hacer de las necesidades de las niñas una prioridad.

En sus esfuerzos continuos por reconstruir las comunidades destrozadas por el ciclón, es crucial que las organizaciones de ayuda internacionales y nacionales presten especial atención a los riesgos que enfrentan las niñas.

El riesgo de matrimonio infantil debe tenerse en cuenta en los esfuerzos de ayuda en todos los sectores humanitarios, desde la atención médica y la educación hasta la nutrición y el saneamiento. Esto significa centrarse en el acceso seguro a la educación de calidad para las niñas, tanto durante como después de una crisis. Significa proporcionar iniciativas de seguridad alimentaria y medios de vida para garantizar que se satisfagan las necesidades básicas de las familias y que tengan los recursos para cuidar a sus hijas sin recurrir al matrimonio infantil. Significa abordar los riesgos de violencia que enfrentan las niñas en puntos de agua y letrinas, y en su camino hacia los servicios de salud. De manera importante, significa involucrar a las niñas y mujeres desde las primeras etapas de una crisis e incluir sus necesidades en la planificación.

Estas respuestas deben ser impulsadas por mujeres y niñas que han sido afectadas por el matrimonio infantil y la violencia sexual. Están mejor ubicados para entender sus propios contextos y pueden ayudar a encontrar maneras de mantenerse a sí mismos y a sus compañeros.

Por último, todavía queda mucho por aprender sobre los vínculos entre los desastres naturales y el matrimonio infantil. Necesitamos mucha más investigación sobre cómo las crisis afectan a las niñas y qué se debe hacer para garantizar que las tasas de matrimonio infantil no aumenten. Esto nos ayudará a dirigir nuestras respuestas de manera más efectiva.

Las inundaciones ya han tomado tanto. Como mínimo, no podemos permitir que nieguen a las niñas sus derechos a un futuro saludable y feliz.