Realidades silenciadas: Los matrimonios y uniones infantiles, tempranas y forzadas en América Latina y el Caribe

Imagen: Jóvenas Latidas

“La vida de cada niña es tan valiosa como cualquier ser humano en la tierra, y es necesario que sueñen, vivan y se diviertan sin ser arrebatadas de una infancia convertida en un gran ogro feroz” – Valeria María Escalante Ávila

En todo el mundo nos atraviesa una nueva realidad afrontada por diferentes actores que congeniamos en un mismo sistema, ese sistema patriarcal que nos rompe en pedacitos. Estamos escribiendo una nueva historia pero es necesario conocer las diferentes problemáticas que afrontan las niñas y adolescentes. Entre ellas encontramos a los matrimonios y uniones infantiles, tempranas y forzadas, conocidas por sus siglas como MUITF.

La primera vez que escuché el término se me vinieron a la cabeza conceptos entrelazados con género, pobreza, desarrollo, y muchas otros que sin darnos cuenta se forma una cortina de humo que silencia una de muchas realidades de cada niña o niño. Detrás de esa cortina se encuentran las diversas – y extendidas – experiencias de los MUITF en América Latina y el Caribe. ¿Sabías que, según UNICEF, una de cada cuatro niñas en la región se une antes de los 18 años? También es la única región del mundo en la cual la prevalencia no ha disminuido en la última década. Son cifras abrumadoras, dado que apenas lo reconocemos como un tema significativo aquí. Por eso es importante continuar arrojando luz sobre la práctica y abordarla tanto en los medios de comunicación y en la opinión pública, como desde una simple charla con la abuela hasta llegar a las propias voces de cada niña y adolescente que vive rodeada de esta práctica nociva.

Ilustración de Valerie diciendo "Todas las niñas, adolescentes y jóvenas son libres de disfrutar sus derechos. Sus voces deben ser escuchadas sin importar donde estén."

Imagen: Jóvenas Latidas

La falta de reconocimiento y de apoyo, la ausencia de actores clave institucionales, academia y sociedad y los prejuicios que surgen a la hora de entablar una conversación sobre los MUITF en América Latina y el Caribe son el hilo conductor que entreteje las situaciones que viven las niñas y adolescentes, por ejemplo: no gozar plenamente de los derechos humanos o  tener una niñez marcada por situaciones de violencia y abusos que en medio del encierro por la pandemia continúan agravándose.

En América Latina y El Caribe, los MUITF representan circunstancias difíciles que se reflejan en las estadísticas que como sociedad debemos abordar. Sin embargo, estoy convencida de la existencia de una cifra negra, esa que nos señala el elevado índice de matrimonios infantiles existentes en el mundo y en mi país, pero que no vemos a simple vista.

La violencia contra las mujeres y las niñas se manifiesta de diferentes formas y entre ellas encontramos el matrimonio infantil. No basta con solo hablar del tema; esta es una práctica que vemos en todas partes y es preocupante que lo normalizamos por considerarlo parte de una cultura.

En suma, vivimos una cultura machista que nos rodea de grandes referencias y patrones, que actúa en defensa propia ante la heteronormatividad haciéndose visible a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, cuando logramos romper con esos patrones que nos han inculcado desde la primera infancia, somos capaces de liberarnos y seguir un camino más alentador.

Finalmente, ante esta nueva contingencia sanitaria por COVID-19, a diario podemos leer notas de abuso y violencia sexual hacia nosotras. Es un escenario de miedo, pero ese miedo se puede convertir en voces de lucha de miles de mujeres y jóvenes adolescentes que decidieron alzar la voz. La lucha por los derechos de las niñas, adolescentes y jóvenas es un trabajo de todas y todos en México y en todo el mundo.


Consulte el informe El MUITF en América Latina y el Caribe para saber más sobre el tema en la región.